Telemedicina Geriátrica: 5 Formas de uso en la actualidad

La telemedicina permite que pacientes de cualquier edad, género y localización reciba atención médica de calidad sin tener que dirigirse presencialmente a los centros de salud. En esta oportunidad, daremos especial énfasis en los adultos mayores y en las consultas geriátricas de forma remota, las cuales cada vez se hacen más comunes y sobre todo en el contexto actual que vivimos.

Detallar todas las formas en que la telemedicina ha sido utilizada y es utilizada en el resto del mundo, podría resultar muy extenso, sin embargo, hemos decidido presentar los 5 principales ejemplos en cómo la telemedicina ya está siendo utilizada en los países del primer mundo y en algunas clínicas de nuestro país.

Recordemos que el Perú, a diferencia de otros países como Estados Unidos o países de Europa, la telemedicina es algo que la población ha puesto atención recientemente debido a la pandemia. Previo a ello existía, pero no era tan conocida como sí lo es en la actualidad.

Es por ello que a continuación te presentamos las 5 formas en cómo la telemedicina está siendo utilizada en la actualidad en el resto del mundo, en la atención médica a pacientes de la tercera edad.

1. Videoconferencias:

Videoconferencias en las consultas médicas a distancia en geriatría

A veces denominado video sincrónico, este tipo de videoconferencia se lleva a cabo en tiempo real entre un paciente y un proveedor de atención médica. Softwares como Skype o Zoom se utiliza para atención primaria, visitas de seguimiento, manejo de prescripciones, evaluaciones de enfermedades crónicas y sesiones de psicoterapia. Este tipo de tecnología se encuentra a menudo en hogares de ancianos e instalaciones de vida asistida.

Además, existen sistemas más avanzados que hacen uso de las ya conocidas videoconferencias para llevar la telemedicina al siguiente nivel, con exámenes médicos en línea, al mismo tiempo que el médico y el paciente se comunican en la videollamada.

2. Monitoreo Remoto de Pacientes

Monitoreo Remoto de Pacientes Geriátricos con Telemedicina

El monitoreo remoto de paciente (RPM) se ha convertido en una forma popular de telemedicina para telesalud y adultos mayores. Esto implica recopilar toda la información médica directamente del paciente o rastrear los signos vitales de un paciente a distancia.

Posteriormente, los datos que se recopilaron previamente se envían a una enfermera, un médico o un cuidador. La monitorización remota del paciente es especialmente valiosa con pacientes de alto riesgo, como aquellos con antecedentes de accidente cerebrovascular o enfermedad cardíaca. Esta práctica también es eficaz en aquello pacientes que han sufrido una caída recientemente o que acaban de regresar del hospital (acaban de recibir su alta médica).

3. Consultas asincrónicas

Consultas asincrónicas con la telemedicina

Otra gran característica que tiene la telemedicina para pacientes geriátricos es que actualmente no es necesario que médico-paciente estén conectados de forma sincrónica, sino que el paciente puede enviar los exámenes médicos y el doctor podrá revisarlos en cualquier momento.

Esto supone permite que el paciente no dependa del horario del profesional de la salud, y por su parte que el médico pueda atender a un número más amplio de personas, ya que no se limitará a una cierta cantidad de pacientes por hora o por jornada laboral.

Esta forma de realizar consultas médicas a distancia no es muy común en nuestro país, sin embargo, las consultas asincrónicas poseen la misma efectividad que aquellas consultas médicas que son realizadas en vivo con el profesional de la salud.

4. Servicios de salud móviles

Servicio de Salud Móvil para ancianos con Telemedicina

La salud móvil utiliza teléfonos inteligentes, tabletas y otros servicios inalámbricos. Esto incluye registros médicos electrónicos, aplicaciones de software y aplicaciones de atención médica. Si bien pueden ayudar a educar a los pacientes sobre los servicios de atención médica preventiva, los recursos de salud móviles también pueden manejar problemas de salud crónicos, prevenir brotes epidémicos y ayudar a los proveedores a rastrear otras afecciones.

Además, esta salud móvil es posible gracias a dispositivos de alta tecnología como TytoCare, los cuales son fáciles de llevar a cualquier lugar, gracias a que han sido diseñados para que no solo se queden en el hogar. Si por ejemplo, un paciente de la tercera edad está de vacaciones con su familia, puede llevar en su maleta de viaje a TytoCare, y podrá estar conectado con su médico en cualquier momento.

5. Obtener una segunda opinión:

Recibir una segunda opinión de un médico para pacientes geriátricos

El software y las videoconferencias interactivas ayudan a proporcionar datos clínicos del paciente; el médico puede comprobar los signos vitales gracias a los visores médicos de alta definición y los estetoscopios digitales. La información médica del paciente se almacena de forma segura en un portal en línea que proporciona acceso seguro a proveedores de atención médica remotos.

Gracias a esto, un paciente de la tercera edad puede buscar una segunda opinión con un experto en salud, sin la necesidad de acudir a su consultorio o al centro de salud. Cabe resaltar que estos datos que el sistema almacena en el portal, son de libre acceso para el paciente, por lo que él podrá enviarlo las veces que desee a los médicos que desee.

Te podrían interesar los siguientes temas:

Telemedicina: llevando la historia clínica al siguiente nivel

Telemedicina para los adultos mayores - Geriatría

Salud laboral con telemedicina: Atenciones médicas a distancia en empresas marítimas