¿Qué tan confiable es la telemedicina?

A menudo puede resultar difícil cumplir con las citas con los proveedores de atención médica por distintas razones, entre ellas: un horario agitado, el trabajo, lejanía a los centros de salud, entre otros. Sin embargo, es sumamente importante que el paciente encuentre una atención médica adecuada para superar cualquier trastorno o enfermedad. Es aquí donde la telemedicina permite que este grupo de pacientes, puede atener acceso a una completa consulta médica sin ningún tipo de limitaciones.

Sin embargo, con el pasar del tiempo han surgido diferentes mitos sobre la telemedicina, que indican que de cierta manera no es tan efectiva. El principal motivo, cuando se refieren a esta poca efectividad, es que con la telemedicina no es posible tener una comunicación adecuada con el doctor. Sin embargo, a lo largo de este artículo te detallaremos qué tan confiable puede ser realizar una consulta médica a distancia.

Para empezar, es importante que tengas claro que la telemedicina es la atención médica a distancia que se apoya de dispositivos médicos para la obtención de información médica (signos del paciente) para realizar un diagnóstico y tratamiento de manera remota.

Además, la telemedicina ayuda a los pacientes a recibir un diagnóstico y una receta incluso si no pueden llegar al consultorio de su médico. A menudo, una lista de síntomas y simplemente mirar al paciente es suficiente para que el médico determine el diagnóstico correcto y trate a esa persona personalmente.

1. ¿Es posible conseguir atenciones médicas de calidad a través de la telemedicina?

¿Es posible conseguir atenciones médicas de calidad a través de la telemedicina?

La telemedicina es increíblemente confiable, debido a que permite que médico y paciente se pueden conectar en simultáneo sin afectar la comunicación durante la consulta, de hecho, en la telemedicina la comunicación se ve potenciada gracias a cuestionarios previos y otras herramientas que le permiten al profesional de la salud entender a mayor profundidad las afecciones que aqueja el paciente.

Además, la telemedicina ha demostrado su efectividad en diversos países del mundo, al momento de llevar a cabo la consulta médica. Los propios pacientes y médicos, han notado que la calidad de dicha consulta médica se mantiene, e incluso es tan similar a las consultas presenciales.

Gracias a los equipos de telemedicina que existen en el mundo, la asistencia médica de este tipo alcanza un alto nivel de confiabilidad, ya que la data o información que el paciente le brinda, desde su hogar, al paciente es recopilado por dichos dispositivos de telemedicina.

De esta manera el médico se asegura que la información brindada por el paciente está validada por sistemas o algoritmos que han sido perfeccionados con el pasar del tiempo. Además, el profesional de la salud en estos casos, actúa como un segundo filtro para validar la información brindada por los pacientes.

Una vez entendido esto, ahora es posible aclarar que los mitos sobre la telemedicina que antes hacíamos referencia (y del cual tenemos un artículo que te podría interesar), son reducidas a falsas creencias, ya que la telemedicina no solo te permite conectar al médico y al paciente, sino que permite que los exámenes a distancia sean posibles.

2. ¿La experiencia es la misma, que las consultas presenciales?

¿La experiencia es la misma, que las consultas presenciales?

Sí, pero esto dependerá de qué manera es brindada la telemedicina al paciente. Cuando afirmamos que la experiencia es la misma, e incluso en ocasiones mejor, nos referimos a aquella telemedicina que se realiza con dispositivos de telemedicina que permiten realizar exámenes médicos a distancia.

Solo de esta manera será posible brindarle al paciente la misma experiencia que en las consultas presenciales, ya que será más fácil la obtención de datos a través de exámenes médicos reales de forma remota.

En cuanto al diagnóstico y tratamiento, la experiencia se mantiene, en las consultas de telemedicina solo basta unos cuantos minutos para que el médico le brinde un diagnóstico y un tratamiento.

Además, las consultas de este tipo tienen la particularidad de realizar un seguimiento en su tratamiento, algo que por ejemplo las consultas presenciales no poseen debido a que solo se limitan a atender al paciente dentro de las instalaciones del centro de salud.

Gracias a este seguimiento en el hogar, los pacientes pueden realizar correctamente el tratamiento que el profesional de la salud les ha brindado, asegurando el éxito de la consulta y del tratamiento clínico.

Uno de los principales beneficios de la telemedicina es que los pacientes ya no tienen que preocuparse por cómo llegarán a sus citas médicas. Por ejemplo, un paciente que no puede caminar y está gravemente discapacitado puede tener dificultades o incluso imposibilitarlo para asistir a sus citas médicas de rutina. Este tipo de persona se beneficiará enormemente de la telemedicina y la conectará con sus médicos y proveedores de atención médica.

También reduce los costos de las instalaciones de atención médica, ya que no es necesario que el médico permanezca en las instalaciones y puede tratar a más pacientes de forma remota desde su oficina u hogar. Con la facturación por telemedicina, todo se hace de forma segura para beneficiar tanto al paciente como al consultorio.

Son por estas, y más razones, que las consultas de telemedicina cada vez se hacen más comunes en los centros hospitalarios, clínicas y postas médicas, ya que garantizan el éxito de la consulta, sin la necesidad de que el paciente se tenga que movilizar del lugar donde se encuentra, ya sea su hogar, de viaje, etc.

Otros temas que te pueden interesar:

Tele-rehabilitación: ¿Qué es y por qué es tan importante?

La Inteligencia Artificial en la Telemedicina

La telemedicina como una de las 10 tendencias tecnológicas postpandemia