La telemedicina y las enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en el Perú. Esta situación ha sido constante en los últimos años. Una persona con una enfermedad cardiovascular, no solo necesita ser atendida en un centro de salud, sino también ser monitoreada las 24 horas del día.

Este monitoreo continuo permite que los médicos puedan anticiparse ante cualquier complicación. De esta forma, los profesionales de la salud podrán garantizar una mejor atención médica a los pacientes con enfermedades cardiovasculares.

Lo cierto es que, en nuestro país, es difícil llevar a cabo un monitoreo continuo cuando el paciente abandona las instalaciones del centro de salud. Es aquí donde la telemedicina entra a tallar, brindándole diferentes formas de realizar un monitoreo continuo a los hospitales o clínicas.

1. ¿Cómo ayuda la telemedicina en las atenciones cardiovasculares en las zonas remotas?

Telemedicina para pacientes con problemas cardiovasculares

Cabe resaltar que esta situación se agrava más si pensamos en los casos de pacientes con enfermedades cardiovasculares en las zonas más alejadas del país. Lo que comúnmente sucede en estos casos es que el paciente, al tener complicaciones, sea dirigido al centro de salud más cercano (en caso lo haya), para que finalmente le den la indicación que en ese hospital no poseen a un especialista en cardiología.

Posteriormente, el paciente deberá ser derivado a un centro de salud donde sí cuenten con dicha atención. Este traslado puede tardar horas para que el paciente finalmente pueda recibir una atención de un especialista médico. Este tiempo que ha transcurrido desde los primeros síntomas del paciente, hasta la intervención de un especialista podría poner en riesgo la vida del propio paciente.

En estos casos la telemedicina también le garantiza al paciente la posibilidad de evitar los innecesarios traslados. Además, los centros de salud que implementan la telemedicina dentro de sus servicios, son capaces de comprender el gran potencial que posee este tipo de atenciones médicas a distancia.

Si pensamos en el ejemplo anterior, el paciente al tener los primeros síntomas tendrá dos opciones: Dirigirse al centro de salud más cercano o acceder a una consulta médica online a través de dispositivos de telemedicina (esto, siempre y cuando el hospital le haya brindado dichos dispositivos).

En uno u otro caso, el paciente tendrá acceso a una atención médica por un especialista en cuestión de minutos. Por ejemplo, si el paciente no posee dichos dispositivos y se dirige al hospital más cercano (donde sí los poseen), este centro de salud ya no tendrá motivos para derivarlo a otro centro médico, ya que, a pesar de no tener presencialmente al especialista, este se puede conectar en segundos con un médico en la zona, para brindarle las indicaciones sobre cómo debe tratar al paciente.

¿Qué ha logrado la telemedicina? En primer lugar, evitar un traslado innecesario que además de ser costoso, pone en riesgo la vida del paciente. En segundo lugar, la posibilidad de que los pobladores de dicha región puedan tener acceso a atenciones con especialistas en cardiología (lo cual garantiza la calidad en las atenciones médicas). Finalmente, le brinda al hospital o centro de salud más herramientas para ampliar su gama de especialidades (si pensamos en otras especialidades que no son tan frecuentes en estos lugares).

2. El monitoreo remoto continuo en pacientes con enfermedades cardiovasculares:

Como lo comentamos al inicio, un paciente con un correcto control y monitoreo es un paciente al cual se le está garantizando tener una mejor vida. Muchas veces cuando se piensa en tener un control exhaustivo del paciente, se tiene la idea de que este control debe ser llevado dentro del hospital, lo cual es una idea errónea.

La tecnología ha permitido el desarrollo de dispositivos médicos que le permiten al profesional de la salud conocer los signos del paciente en todo momento. Incluso, en el mercado internacional existen dispositivos que permiten llevar el control de cientos de pacientes, con un solo click.

Estos dispositivos al ver un irregular cambio en los signos del paciente, avisan automáticamente al profesional de la salud que está a cargo del propio paciente. De esta manera, el médico podrá enviar un equipo al domicilio del paciente para brindarle asistencia médica.

En caso de que este cambio en los signos del paciente no sea alarmante, el médico podrá tener una consulta médica en línea con la persona, para determinar qué es lo que pudo haber pasado para que suceda dichos cambios en el paciente. Gracias a esta comunicación, el médico podrá determinar si es que algo en los hábitos o rutina de paciente está perjudicando su salud. De esta manera, el profesional de la salud podrá brindarle pautas para que el paciente lleve una vida plena.

Además, diversas investigaciones confirman que un paciente con monitoreo remoto continuo es un paciente con pocas posibilidades de ser ingresado nuevamente a un centro de salud. ¿A quién le gustaría volver a ser internado, después de que haya sido de alta? Tan solo pensar en la idea de volver al hospital, puede ser terrible para el paciente y perjudicial económicamente para el hospital (si pensamos en las otras atenciones en el centro de salud).

La telemedicina no solo permite que el paciente tenga acceso a una atención médica, sino que también les garantiza a los pacientes con enfermedades cardiovasculares que su salud siempre estará bajo supervisión de un médico especialista, quien actuará en el momento oportuno en caso la salud del paciente sufra complicaciones.

Te podrían interesar los siguientes temas:

Los 5 mitos de la Telemedicina

¿Una videollamada o una completa consulta médica a distancia con exámenes físicos?

¿Cómo los dispositivos de telemedicina complementan la atención presencial?

Salud ocupacional con dispositivos para telemedicina