¿Cómo ha evolucionado la telemedicina en el mundo?

Cuando escuchamos el término “telemedicina” automáticamente viene a nuestra mente una serie de equipos de alta tecnología, monitoreado por profesionales de la salud con la intención de obtener datos exactos de sus pacientes. Sin embargo, la telemedicina no comenzó tal y como la conocemos ahora, sino que a lo largo de los años ha sufrido cambios, incluso en estos últimos años.

Es por ello que aquí te contamos brevemente cómo ha evolucionado la telemedicina durante las últimas décadas en el mundo, y de qué manera ha permitido que millones de personas reciban una completa atención médica desde la comodidad de su hogar.

1. Orígenes de la telemedicina

Orígenes de la Telemedicina en el mundo

Los orígenes de la telemedicina están fuertemente ligados al inicio de las telecomunicaciones (envío de información a través de señales electromagnéticas), siendo el telégrafo, en el siglo XIX, el primer dispositivo usado para la telemedicina en situaciones militares, informando la cantidad de heridos y muertos en el campo de batalla.

Posteriormente, a finales del siglo XIX, Bell patentaría el teléfono, pero éste fue recién usado en masa por la población en el siglo 20. Aquí es donde la idea de la telemedicina comenzó a tomar más formas. Las consultas por teléfono se hicieron más comunes, las cuales se complementaban a las atenciones presenciales.

La telemedicina tuvo su siguiente cambio a finales de 1950, año en el que ya era posible la transmisión de video, imágenes y datos médicos de forma remota. Un hecho histórico, por estos años, fue en 1959, año en el que la Universidad de Nebraska utilizó la telemedicina para exámenes neurológicos.

Tanto fue el aporte de la telemedicina al mundo, que incluso en la década de los 60-70 la NASA incluyo la telemedicina en sus programas de investigación, para los astronautas que no podían viajar con un médico al lado. Aquí algunas fechas históricas para la telemedicina.

  • 1962: Primer electrocardiograma desde el espacio
  • 1968: Primer electrocardiograma desde la órbita lunar
  • 1969: Registro médico luna.

2. La telemedicina y el Internet

Internet y la telemedicina: Evolución de la telemedicina

El siguiente cambio en la telemedicina llegó gracias al Internet, el cual se estandarizó en la década de los 90 a nivel mundial. Es aquí donde la telemedicina se volvió más accesible y menos costosa. Solo era necesario estar conectado a la red de internet, para poder tener una consulta médica (aunque no tan similar a la que actualmente vemos).

El Internet también evolucionó, permitiendo cada vez más la transmisión de información en tiempo real y con mayor calidad, llegando hasta lo que hoy conocemos como la telemedicina. Gracias a estos avances tecnológicos, ahora es posible estar conectado con un médico (a kilómetros de distancia), para recibir atención médica.

Sumado a esto, la conectividad móvil de internet, también ha sido un impulsor en este camino que ha tenido la telemedicina, ya que, gracias a las videollamadas, el médico podía realizar una breve consulta con su paciente.

3. El siguiente nivel de la telemedicina

Dispositivos médicos para la telemedicina moderna: el siguiente nivel de la telemedicina

Si bien es cierto que el internet y las nuevas tecnologías permitieron que la telemedicina de el siguiente paso, su evolución no ha terminado ahí. Actualmente, países del primer mundo como Estados Unidos y países de Europa, han adoptado una forma de telemedicina que no solo se limita a una simple videollamada, sino que es capaz de recopilar datos médicos (ritmo cardíaco, temperatura, imágenes internas del oído, garganta, etc.) de forma remota.

Esto ahora es posible gracias a dispositivos para telemedicina como TytoCare, los cuales poseen una plataforma y un kit de dispositivos médicos, los cuales hacen todo el trabajo. Gracias a su increíble cámara, termómetro, otoscopio digital y estetoscopio digital, el médico podrá recibir información más precisa y en mejor calidad.

Si antes era necesario ir a un consultorio para que el médico pueda visualizar la cavidad bucal de tus hijos o tuya, ahora solo necesitas encender tu dispositivo médico para telemedicina, y el mismo sistema te guiará a través de inteligencia artificial.

Este es el siguiente gran paso de la telemedicina que poco a poco está llegando a los países en donde aún se utilizan las llamadas o videollamadas (las cuales poseen muchas limitaciones). Sin lugar a duda, el futuro de la telemedicina está en estos dispositivos, los cuales no reemplazan a un médico, ni mucho menos a una atención médica clásica, sino que se complementan con el único fin de que el paciente pueda recibir una completa atención desde su hogar.